CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez mexicano que Estados Unidos vincula con el Cartel de Jalisco Nueva Generación fue detenido el viernes en la ciudad de Guadalajara, informó el Consejo General de la Judicatura en un comunicado.

Esta entidad había presentado en mayo una denuncia ante la fiscalía federal contra el magistrado Isidro Avelar Gutiérrez por “irregularidades patrimoniales e ingresos adicionales”.

En esa fecha, Avelar Gutiérrez, de 59 años, fue incorporado a la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos por su presunta vinculación al Cartel de Jalisco Nueva Generación y a Los Cuinis, aliados de los primeros.

Según las autoridades estadounidenses, el juez recibió sobornos de estas dos organizaciones criminales “a cambio de fallos judiciales favorables” para los jefes de esos cárteles.

Jalisco Nueva Generación es uno de los grupos de la delincuencia organizada más sanguinarios de México, que ha puesto en jaque a las autoridades mexicanas y al ejército en varias ocasiones y que se encuentra en plena expansión de su poder territorial.

Washington la considera una de las cinco organizaciones criminales transnacionales más peligrosas del mundo, responsable de traficar toneladas de cocaína, metanfetaminas y fentanilo a Estados Unidos y responsable de un significativo número de muertes en territorio mexicano.

“Funcionarios como Isidro Avelar Gutiérrez (...) se enriquecieron despiadadamente a costa de sus compatriotas”, indicaba una nota de prensa del Tesoro de mayo, en la que también se vincula con las mismas organizaciones criminales a Roberto Sandoval, exgobernador de Nayarit, estado del Pacífico fronterizo con Jalisco, por delitos de corrupción y graves abusos a los derechos humanos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha denunciado en varias ocasiones la corrupción en el seno de la judicatura, pero también ha señalado que el poder judicial ya comenzó “una labor de limpia porque, en efecto, hay jueces, magistrados que han otorgado protección a delincuentes”.

“Con hechos seguimos demostrando la política de cero tolerancia a la corrupción” para construir un poder judicial “sólido y confiable en beneficio de la gente”, escribió en su cuenta de Twitter Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.