CIUDAD DE MÉXICO.- La renuncia de Carlos Romero Deschamps al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) marca el inicio de una nueva etapa, consideró hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Se termina el ciclo de un dirigente que tardó mucho tiempo en la conducción del Sindicato Petrolero. Ahora tiene que respetarse a los trabajadores para que, de manera libre, elijan a sus representantes", señaló el mandatario.

"Yo de verdad que celebro lo que pasó el día de ayer y que además se haya logrado sin violencia", expresó en su conferencia de prensa matutina, al aplaudir que Romero Deschamps dimita para enfrentar las denuncias personales.

Afirmó que con la nueva legislación laboral el gobierno no debe intervenir en la vida interna de los sindicatos, “no debe poner o quitar” líderes.

López Obrador dijo que ahora los sindicatos pueden actuar con libertad, democracia, transparencia y honestidad en el manejo de fondos y en sus actividades no deben permitir la corrupción.

Calificó como inmoral que líderes sindicales vivan en la opulencia, pues consideró que no es posible que estén colmados de privilegios, con residencias, “muy ricos”.

El jefe del Ejecutivo cuestiono: "¿cómo puede ser que tener un líder sindical sea al mismo tiempo un potentado?, ¿de dónde sale ese dinero?".

Afirmó que en el tema de la organización gremial se debe poner por delante la democracia y libertad que los trabajadores deben conquistar, pues ahora hay condiciones para esto.