Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió una recomendación al fiscal general de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, porque personal de esa dependencia no registró adecuadamente en la Plataforma de Gestión de Cadáveres y Restos Humanos no Identificados los datos de un joven que había fallecido.

Ello ocasionó que su cuerpo permaneciera en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) durante 23 días, y luego fue enviado a la fosa común donde estuvo tres meses y 12 días.

Tras su investigación, el organismo defensor acreditó que, con sus omisiones, personal de la fiscalía mexiquense cometió violaciones a los derechos humanos al acceso a la justicia en su modalidad de procuración de justicia, así como a la verdad, en agravio del joven fallecido, su madre y padre.

El 30 de octubre de 2017, un medio de comunicación electrónico publicó que personal de la Fiscalía General estatal encontró el cadáver de una persona de 19 años en el paraje "El Cristo", municipio de Naucalpan, Estado de México, con una herida de bala en la espalda.

Tras esa noticia se conoció que se trataba de un integrante del equipo de futbol americano, quien fue privado de su libertad el 27 de junio de ese año y victimado al día siguiente.

Al conocer ese hecho, los padres de la víctima se enteraron que su hijo fue sepultado en la fosa común porque su cuerpo no fue reconocido en el Semefo, pese a que al día siguiente de su desaparición denunciaron el caso ante la entonces Procuraduría General de la República, que solicitó información a la Fiscalía estatal, misma que respondió no tener registro de esa persona.

Por la naturaleza y gravedad de los hechos, que constituyen probable violación a derechos humanos y trascienden el interés público nacional, la CNDH atrajo el caso, abrió expediente de queja y requirió se le remitiera el expediente iniciado por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.