Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, rechazó que el último incremento a los salarios mínimos haya generado inflación o que no se crearan fuentes de empleo, al contrario subrayó que ese ajuste salarial que se otorgó el 1 de enero permitió que se reactivara el mercado interno y con ello más trabajo.

La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) reconoció sin embargo que la recuperación del poder adquisitivo del salario se debe hacer de manera consensuada, responsable y paulatina con los factores de la producción.

Expuso que la reforma laboral aprobada recientemente por el Congreso de la Unión permitirá que el sindicalismo mexicano recupere su prestigio y al mismo tiempo existan contrapesos.

Consideró que con esa nueva legislación laboral México cumple el compromiso que adquirió al firmar el Acuerdo Comercial con Estados Unidos y Canadá de tener un marco legal más ágil, organizaciones sindicales democráticas y libres, para que los trabajadores mexicanos tengan mejores salarios y competitivos.

Al participar en la ceremonia de la firma del convenio entre la STPS, a través de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), y la Universidad Panamericana para sumarse al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, expresó que la reforma laboral es una deuda que se tenía con el país.

Dijo que es un cambio que se requería en las relaciones laborales de México, donde mujeres y hombres puedan organizarse de manera libre y democrática, así como cambiar el modelo de impartición de justicia en el mundo del trabajo, porque así se obliga a los trabajadores a asumir su responsabilidad para elegir de manera libre, democrática, transparente y universal a sus dirigentes.

La nueva reforma implica una participación de los obreros en la elaboración y revisión de los Contratos Colectivos de Trabajo, así como su revisión cada dos años; además se busca crear una nueva figura en materia de justicia laboral y de registro de organizaciones sindicales: “se va a buscar jueces más imparciales y tener un nuevo modelo en el país”.

Sobre el programa Jóvenes Construyendo el Futuro precisó que se han inscrito cerca de medio millón de personas a este proyecto, de las cuales 58 por ciento son mujeres y la mayor parte son estudiantes de bachillerato inconcluso y otro tanto terminado.

Detalló que hay un segundo grupo de jóvenes que ya concluyeron la universidad y que requieren del apoyo para capacitarse y tener la oportunidad de un empleo digno. Este año se espera tener a un millón de becarios capacitándose y en 2020 llegar a la meta de dos millones 300 mil jóvenes.

Una vez que se llegue a la meta establecida y si hay más jóvenes esperando una oportunidad para capacitarse o estudiar el proyecto se va a extender y es el compromiso del Presidente de la República.