Tags:

CHIAPAS.- Un grupo de por lo menos dos mil migrantes, la mayoría centroamericanos y otro de africanos haitianos y cubanos, partió en la madrugada de Tapachula rumbo a la frontera norte del país, el cual fue detenido por la Guardia Nacional en Xochiltepec.

El inicio de la caravana se debió a la desesperación que impera entre los migrantes, pues algunos tienen siete meses, al no obtener la documentación legal que otorga el Instituto Nacional de Migración (INM): la tarjeta (visa) de Visitante Regional por Razones Humanitaria y la tarjeta de residente permanente.

El grupo avanzó hacia el municipio de Huehuetán. Ahí, un grupo de migrantes fue asegurado por elementos del INM. Sin embargo, no llevaron a cabo ningún operativo. Muchos aprovecharon para descansar un poco para luego dirigirse a la cabecera municipal, en Huixtla.

Dos horas más tarde, cuando el grupo arribaba a la comunidad de Xochiltepec, en el municipio de Tuzantán, elementos de la Guardia Nacional y del INM lo interceptaron a la altura del kilómetro 255 de la carretera Tuzantán-Tapachula.

La GN llegó con escudos y toletes a cerrar el paso en la vía federal (tanto para personas como para vehículos) y a rodear a los integrantes de la caravana para evitar que se replegaran.

Un grupo de 200 personas fue asegurado, la mitad del grupo se entregó, otros huyeron al monte y se internaron en Xochitepec; alrededor de 150 personas regresaron a Tapachula.

Irineo Mujica Arzate, representante de Pueblos Sin Fronteras, asociación que acompaña a las caravanas centroamericanas desde sus inicios, hace más de un año, dio a conocer que la policía y INM no permitieron el paso a de migrantes.