Tags:

AGUASCALIENTES.- Con 595 kilogramos, Juan Pedro Franco fue considerado el hombre más obeso del mundo por la Guinness World Records en 2017. Hoy se recupera de la COVID-19 tras perder alrededor de 385 kilos y mantener bajo control comorbilidades como diabetes, hipertensión y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Juan Pedro, un mexicano de 36 años originario de Aguascalientes, relata que no padeció fuertes síntomas por la presencia del virus.

Gracias a la cirugía, a Dios y al doctor que me está ayudando tuve la fortaleza de aguantar la enfermedad. Si me hubiera agarrado en otra circunstancia, quizás no hubiera terminado nada bien
Juan Pedro

Sin embargo, al interior de su casa, la pandemia provocó una tragedia. María de Jesús Salas, su madre, debió ser intubada por complicaciones a causa de su edad y enfermedades comórbidas. Falleció tan solo tres meses después que el padre de sus hijos, Herminio Franco.

La verdad sí estamos un poco mal. Tristes, más que nada, porque tenía tres meses que falleció mi papá. Se me fueron los dos juntos. Es algo complicado porque apenas va saliendo uno, queriendo entender las cosas, cuando llega otro golpe y más fuerte todavía. Yo estaba más apegado a mi mamá. Ella me acompañaba a todos lados, desde siempre, pero durante el procedimiento ella no se separaba para nada de mí
Juan Pedro

En noviembre de 2016, el camino de Juan Pedro se cruzó con el del cirujano bariatra José Antonio Castañeda Cruz, quien decidió ayudarlo a perder peso y a recuperar su salud. En Guadalajara, Jalisco, el joven que rompió un récord Guinness fue sometido a tres intervenciones quirúrgicas: una manga, un bypass y una banda gástrica.

En entrevista con Infobae México, José Antonio Castañeda explica que estos procedimientos fueron la clave para la recuperación de Juan Pedro ante la COVID-19.

Si la aparición del virus se hubiera dado en otro tiempo, cuando inició su tratamiento bariátrico hace tres años, especula Castañeda, Juan Pedro no hubiera sobrevivido o hubiera necesitado de cuidados intensivos.

Franco se mantuvo encerrado en su habitación el tiempo que duró la enfermedad. Uno de sus hermanos se hizo responsable de cuidarlo y los demás se mantuvieron en contacto por teléfono.

La buena noticia, de acuerdo con el médico José Antonio Castañeda, es que Juan Pedro tiene anticuerpos IgG positivos para COVID-19, es decir, que su sistema inmune reaccionó de una manera adecuada para eliminar el virus. Aunque esto no significa que deba bajar la guardia y dejar de respetar las medidas sanitarias.

Hace casi un mes que Juan Pedro Franco sufrió el efecto de la pandemia al resultar positivo al COVID-19 que hasta ahora ha cobrado más de 74,000 muertes confirmadas en México. Afirma que se encuentra mejor, echándole ganas, tratando de adaptarse a una nueva vida sin su principal apoyo, su mamá, quien le enseñó que siempre hay que luchar y superar las cosas por duras que sean.