AP Foto / Fernando Vergara
AP Foto / Fernando Vergara
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- A paso lento, México sigue avanzando en el cese de actividades para tratar de frenar el alcance del nuevo coronavirus. Se reportan al menos 1.200 casos y 29 muertes.

El Instituto Nacional Electoral informó el miércoles de la suspensión de las elecciones al Congreso del norteño estado de Coahuila y las municipales del céntrico estado de Hidalgo, ambas previstas para junio.

Desde la capital, los centros comerciales suspendieron actividades y la vida de la ciudad seguía ralentizándose. Patrullas de la policía hacían recorridos cerca de parques y lugares donde todavía se agrupaba gente para alertar mediante megáfonos que se fueran a sus casas. En la periferia se mantenía la actividad, aunque no tan intensa como habitualmente.

Quien mantuvo su agenda fue el presidente Andrés Manuel López Obrador, que inauguró un hospital en el sureño estado de Oaxaca en un acto sin público, aunque mantuvo su costumbre de viajar en un vuelo comercial, donde le fue tomada la temperatura como al resto de pasajeros sin que se le registrara fiebre.

En el sureste del país, en el estado de Tabasco, las autoridades mexicanas permitieron a 49 ciudadanos británicos desembarcar de un crucero anclado frente a su costa caribeña para que regresaran en avión a su país. La operadora del barco, a cambio, pagó el vuelo de 141 mexicanos que quedaron varados en Inglaterra debido a las restricciones de viaje por el coronavirus.

El martes la Marina se había llevado a un pasajero que necesitaba hospitalización. El gobierno no informó si en el barco había casos de COVID-19.

Por otra parte, y mientras continúan los preparativos sanitarios sobre todo en las ciudades más pobladas, llegaron al país procedentes de China 100,000 mascarillas, 50,000 nuevos kits de prueba de COVID-19 y cinco respiradores artificiales donados por la Fundación Jack Ma y la Fundación Alibaba, según indicó el centro cultural chino en México.