Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Actualmente, las tripulaciones de los buques y unidades aeronavales de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) son mixtas, e incluso, algunas de ellas son comandadas por mujeres.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la institución naval destacó la incursión de las mujeres en operaciones de Infantería de Marina, o en planteles educativos navales, en especial, la Heroica Escuela Naval Militar, que por más de 100 años estuvo destinada exclusivamente a la formación de personal masculino.

Resaltó que la mujer naval actualmente desarrolla sus actividades en unidades operativas de mar, aire y tierra, como comandantes de patrullas interceptoras, en operaciones de salvaguarda de la vida humana en la mar y conservación del Estado de Derecho en los mares nacionales.

Las mujeres mexicanas graduadas como Oficiales, realizan operaciones propias de la Infantería de Marina y las egresadas de la carrera de Ingeniería Aeronaval en la Heroica Escuela Naval Militar, han sido designadas comandantes de algunas de las aeronaves de la Armada de México.

Lo anterior, indicaron mandos militares, es ejemplo de cómo se fortalecen y amplían las oportunidades del personal naval femenino, además de consolidar la institucionalización de la perspectiva de género al interior de esta dependencia militar.

Como parte del reconocimiento a las mujeres navales, la Semar celebró la incorporación de la mujer y enfatizó que el estado de fuerza de elementos femeninos representa el 18 por ciento y a nivel institucional se ha implementado una cultura de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres.

En la dependencia, subrayó, se previene de manera permanente la eliminación de la violencia contra las mujeres y se fomenta el respeto irrestricto a los Derechos Humanos, además de que se realizan de manera permanente acciones para fomentar la perspectiva de género.

En el edificio sede de la Secretaría se reconoció a mujeres destacadas por su desempeño, y se resaltó que la igualdad de género al interior de las filas de la institución se traduce en un fortalecido espíritu de cuerpo, en un ambiente en el que se impulsa el liderazgo y el empoderamiento de las mujeres.