Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Caris LeVert llegó a Indianápolis la semana pasada sintiéndose perfectamente.

Estaba entusiasmado por conocer a sus nuevos compañeros, unirse a la alineación titular y debutar con los Pacers. Fue en ese momento que llegó la impactante noticia del equipo médico de Indiana: encontró una pequeña masa en el riñón izquierdo de LeVert.

En un instante todo se detuvo y ahora LeVert está a la espera de los resultados de los exámenes adicionales para saber si ese tumor es canceroso. El base de 1,98 metros de estatura se percató de lo afortunado que fue por ser incluido en el canje de la semana pasada.

“No me había perdido ningún encuentro esta temporada. Estaba 100% saludable”, dijo durante una videoconferencia el martes. “De alguna manera el canje mostró y reveló lo que estaba sucediendo en mi cuerpo. Entonces definitivamente lo estoy viendo desde esa perspectiva y definitivamente me hace más humilde saber que posiblemente este cambio me salvó a largo plazo”.

Si no hubiera pasado de Brooklyn a Houston en el canje por James Harden y después de los Rockets a Indiana a cambio de Victor Oladipo no está claro cuándo se le habría detectado el tumor —si es que ello hubiera ocurrido.

LeVert pasó cuatro temporadas y media con los Nets después de que lo seleccionaron los Pacers en la primera ronda del draft del 2016. Tras una buena temporada de novato, incrementó su porcentaje de puntos en los siguientes tres años.