Foto: Archivo.
Foto: Archivo.
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Dicen que el mejor basquetbolista de la historia es Michael Jordan y el segundo es el mismo Jordan, pero borracho...

El mítico 23 de los Chicago Bulls jugó un partido bajo los efectos del alcohol en la temporada 1991-92 de la NBA con los Cavaliers de Cleveland y se despachó con 42 puntos, después de perder una apuesta con su amigo Jeremy Roenick, quien en ese momento jugaba hockey sobre hielo para los Chicago Blackhawks.

Ambos deportistas se pusieron de acuerdo para jugar golf por la mañana con una ronda de 18 hoyos y una apuesta de mil dólares. Jordan perdió y retó a Roenick a otra ronda y otros mil dólares. “Intenté decirle que no porque él jugaba esa noche. Jugamos otra ronda y le volví a ganar”, contó Jeremy a una estación de radio de Chicago.

Pero eso de las derrotas no va con Jordan, quien durante la tarde tomó más de 10 cervezas por la tarde con Roenick y así se fue a la arena, aunque antes aceptó una nueva apuesta al jugador de la NHL.

“Me dijo: ‘Hoy ganamos por más de 20 puntos y yo anotaré más de 40’, no le creí y dije que apostaba el doble de lo ganado. Habíamos estado bebiendo toda la tarde y se fue directo al estadio. ¿Qué hizo el hijo de puta? Esa noche metió 42 puntos y los Bulls le ganaron por 24 a los Cavs”.

“Al menos se bebió 10 latas de cerveza conmigo esa tarde y después va y monta su show en la NBA. Es el mejor deportista que ha existido”, compartió Jeremy.