ESTADOS UNIDOS.- De los estrategas de los cuatro equipos restantes en la temporada actual de la NFL, Andy Reid es la excepción.

Sólo el entrenador en jefe de Kansas City ha estado al frente de un equipo en el Super Bowl. Únicamente Reid está cerca de contar con un currículum digno del Salón de la Fama. Y sólo él ha estado en la liga durante un par de décadas.

Así que mientras Mike Vrabel con Tennessee, Matt LaFleur con Green Bay y Kyle Shanahan con San Francisco podrían admirar los logros de Reid a lo largo de su trayectoria, también están al tanto que quien sea que obtenga el título lo hará por primera vez como entrenador en jefe.

No, a pesar de su longevidad como entrenador de los Eagles y los Chiefs, y sus 15 viajes a la postemporada, Reid nunca ha levantado el Trofeo Lombardi.

“Escuchen, me conocen desde hace mucho tiempo, estoy pensando más en los jugadores que en mí”, dijo Reid. “Ahora es lo que hago — estoy intentando preparar a los muchachos, me voy a asegurar de estar listo, y luego voy a salir a jugar. No lo veo de esa forma: Es una decepción mayor para los otros equipos; que trabajaron muy duro y se quedaron cortos”.

Lo que Shanahan y LaFleur sin duda pueden admirar de Ried es su concepto progresista a la ofensiva. Ambos están especializados en el ataque, y rara vez reculan. Mientras que Reid ha sido un poco más conservador — al menos hasta que apareció Patrick Mahomes — Shanahan y LaFleur rara vez titubean cuando tienen el balón.

Vrabel tiene antecedentes defensivos, obteniendo tres Super Bowls como linebacker de Nueva Inglaterra. Aunque nadie que lo haya visto atrapar balones, incluyendo un touchdown en el juego de 2005 ante los Eagles de Reid, puede olvidar su influencia en la ofensiva de los Patriots.