ESTADOS UNIDOS.- Omar Vizquel está pendiente del flujo de votos, y su análisis está acertado: sus posibilidades de entrar en el Salón de la Fama van viento en popa.

“Estoy muy satisfecho por el 50% que he logrado”, dijo Vizquel mediante un video que difundió en su cuenta de Instagram. “Año a año parecen ser mejores las oportunidades... Continuamos en la vía hacia el Hall de la Fama”.

Es muy importante ese 50% al que se refiere quien podría ser el segundo beisbolista de Venezuela en Cooperstown.

Al cumplir su tercer año en la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), el apoyo al extorpedero subió un 9,8% para quedar en 52,5%.

Fuera de los actuales candidatos Curt Schilling, Barry Bonds y Roger Clemens, sólo Gil Hodges ha excedido el 50% sin ser finalmente exaltado al Salón de la Fama, ya sea por los periodistas o por comités especiales. Hodges apareció exactamente en la mitad de las papeletas en 1971, un año antes de su muerte.

A Vizquel le quedan siete oportunidades más para llegar al mínimo de 75% y tener una placa en el museo en la pequeña localidad del norte del estado de Nueva York. Acompañaría a Luis Aparicio, otro campocorto que en 1984 — tras seis años de candidatura — se convirtió en el primer venezolano en el Salón de la Fama.

¿Podrá dar un salto de casi 23 puntos porcentuales el año entrante? Se antoja algo improbable, pero no inconcebible para un torpedero cuya candidatura se sustenta en la maestría y espectacularidad de su juego defensivo sobre un rendimiento ofensivo que nunca fue extraordinario.