Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Ben Roethlisberger escuchó el ruido. ¿Cómo podría haberlo evitado? En ocasiones fue ensordecedor.

Antonio Brown. Le’Veon Bell. Algunos otros excompañeros que se fueron hace tiempo del camerino de los Steelers de Pittsburgh. Los analistas de televisión. Todos se refirieron a él de alguna forma u otra durante un periodo turbulento que siguió a la campaña anterior.

Le cuestionaron todo, desde su carácter hasta su toma de decisiones.

El quarterback de los Steelers, típicamente reacio a las redes sociales, lo escuchó todo. Y sí, le dolió.

“Cuando afecta a tu familia entonces definitivamente te afecta a ti”, dijo el martes Roethlisberger mientras Pittsburgh comenzaba sus actividades organizadas de equipo. “Por lo tanto las cosas te molestan, piensas al respecto, pero también tienes que entender que vivimos en un país increíble, que tenemos opiniones y la gente puede decir lo que quiera, y sólo tienes que enfocarte en los muchachos que están aquí, y asegurarte que están bien y todos con quienes he hablado están bien conmigo”.

Esa armonía contrastaría ante lo que ocurrió a finales de 2018, cuando Brown prácticamente desertó del equipo antes del último partido de la temporada, en que los Steelers estaban obligados a vencer a Cincinnati para seguir con posibilidades de avanzar a los playoffs. Durante los dos meses siguientes, Brown hizo todo lo posible por forzar a que el equipo lo cediera en un canje.

Y su estrategia incluyó revelaciones sobre su prolífica pero ocasionalmente problemática relación con Roethlisberger. En un momento, Brown dijo que sintió que Roethlisberger tenía una “mentalidad de dueño”, un sentimiento que Roethlisberger admitió no entendía del todo antes de que el wide receiver fuera canjeado a Oakland.