FOTO: Cortesía
FOTO: Cortesía
Tags:

NUEVO LEÓN.- Después de atender la llamada de vecinos del Centro de San Nicolás, quienes reportaban la noche del viernes a muchas personas congregadas en un domicilio, entre las que presuntamente se encontraba gente armada que aparentemente había realizado un disparo de arma de fuego, elementos de la Secretaría de Seguridad, junto con personal de la Dirección General de Inspección, acudieron al cruce de las calles Morelos y Escobedo y detectaron lo que resultó ser un casino clandestino.

Varias llamadas llegaron a la Central de Radio de la Policía de San Nicolás, donde reportaban una reunión con más gente de la que las autoridades sanitarias del Estado permiten como número máximo para evitar contagios de COVID-19.

Al llegar al lugar, los uniformados se entrevistan con los ocupantes del inmueble, quienes les señalan que efectivamente al interior había un poco más de 20 personas llevando a cabo una reunión.

Un vecino se acercó a los policías y les indicó que el lugar era un casino clandestino, y realizó otros señalamientos como que había gente con armas y que existía también venta de drogas.

Los elementos de la Policía de San Nicolás esperaron el paso de las horas, hasta que cerca de las 4:00 horas de este sábado, salieron juntas 21 personas, quienes comenzaron a faltar al respeto a los oficiales, y a agredirlos verbalmente.

Por esta acción, los asistentes a la reunión pasaron detenidos a disposición del Juez Cívico, y ante la posibilidad de algún delito hacia el interior del inmueble, se le informó a la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León, para que fuera solicitada una orden de cateo que permitiera el acceso al inmueble, acción que los elementos estatales realizaron horas después.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad competente para que respondan tanto por las infracciones administrativas que contravienen las indicaciones de la Secretaría de Salud Estatal, como la presunta participación en un lugar donde supuestamente se realizan juegos de azar sin contar con el permiso de la autoridad federal.