Foto: Twitter.
Foto: Twitter.
Tags:

NUEVO LEÓN.- El Congreso local aprobó modificaciones a los artículos 149 y 236 de la Ley Ambiental, en las que se establece que el gobierno estatal podrá suspender empresas de alto riesgo, con tal de detener las emisiones contaminantes.

"Con esta reforma lo que hace es generar medidas obligatorias, o sea, que el Gobierno tenga la facultad no de emitir una recomendación sino de cerrar fábricas", señaló el diputado Luis Susarrey.

La bancada panista entregó la iniciativa de ley a la Comisión de Medio Ambiente, hoy presidida por la también albiazul Claudia Caballero, desde el pasado abril, y contempla igualmente al transporte público y privado, por ser fuente móvil de contaminación.

Sin embargo, podrán ser aplicados sanciones y actos de prevención hasta que el Sistema Integral de Monitoreo Ambiental registre los 140 puntos IMECA, a pesar de que en ocasiones anteriores se ha declarado la emergencia con poco menos de 130 puntos.

Durante el año, la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León emitió ocho contingencias, que se limitaron a establecer recomendaciones a empresas y particulares, sin que hasta ahora se haya establecido un estándar, ni se suspendan actividades de ningún tipo.

De acuerdo con el ambientalista Guillermo Martínez Berlanga, la activación de la alerta ambiental en ocho ocasiones en Nuevo León durante el 2019, se trata de una simulación, “en un estado ideal”, las medidas abarcarían al sector industrial, comercial, a las escuelas, el transporte público y las construcciones.

“Que sigan el ejemplo de las grandes ciudades, se detiene la actividad económica, las empresas contaminantes paran a cero, se racionaliza el uso del transporte, se suspenden las clases", apunto.