Foto: Facebook
Foto: Facebook
Tags:

NUEVO LEÓN.- Mientras que los hijos de personas desaparecidas en Nuevo León no pueden acceder a una beca de estudios, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas goza de un presupuesto de más de 26 millones de pesos, destinando soló poco más de 10 por ciento a apoyar a las familias.

Sólo una vez los hijos de personas desaparecidas han recibido una beca de estudios, y eso fue en 2017… para el ciclo escolar de 2016.

Según declaró Lourdes Huerta de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL), la organización cuenta con 20 familias con 25 menores, registrados en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

La CEAV debe promover que las víctimas de delitos y de violaciones a derechos humanos tengan acceso efectivo al ejercicio de sus derechos, en especial el derecho a la asistencia, protección, atención, verdad, justicia, reparación integral y debida diligencia.

Para cumplir con esas funciones y con la Ley de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes, la CEAV que se alimenta de recursos estatales, debería de apoyar a las familias de las víctimas, de becas para que los menores sigan sus estudios.

En la práctica no ha sido así, denunció la integrante de FUNDENL, pues sólo una vez les proporcionaron el apoyo, y con un retraso de un año.

En el año en el 2017, después de que tuvimos una reunión con la Delegación Federal en la que se comprometieron a hacer la gestión (para becas de educación) y la Comisión Federal hizo la gestión la Delegación Federal que está aquí en Nuevo León, y nos entregaron el recurso del 2016, por ahí de agosto o septiembre después de iniciado el siguiente ciclo escolar
Lourdes Huerta
Foto: Facebook
Foto: Facebook

Además la beca que se entregó en 2017, correspondiente al 2016, ha sido el único apoyo educativo, advirtió, pues se les advirtió que sólo se entregaría una vez.

“Incluso, a través de la dirección de Derechos Humanos le solicitamos a la Secretaría de Gobernación, que hiciera un llamado a Secretaría de Educación, para ver la posibilidad de que se entregará el recurso, porque ya en 2018 no se entregó nada”, dijo.

La encargada del despacho de la CEAV es Angélica Morales, quien cuenta con un presupuesto para el 2019, de 26 millones 389 mil 394 pesos, de los cuales sólo se destinan 3 millones 35 mil pesos para el apoyo a las víctimas y/o familias de las víctimas.

En el Presupuesto de Egresos del Gobierno de Nuevo León se desglosa que de dicha suma, 14 millones 973 pesos son para Remuneraciones al Personal de Carácter Permanente, más de un millón 697 mil para Remuneraciones al Personal de Carácter Transitorio.

La dependencia pagará este año más de cinco mil pesos en viáticos y casi 12 mil pesos en telefonía celular, mientras que para el rubro de Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras Ayudas a Personas sólo tiene contemplado destinar 3 millones 35 mil pesos.

El presupuesto de 2018 fue de 25 millones 730 mil 241 pesos y para Ayudas a Personas se destinaron 2 millones 946 mil 614 pesos.

La CEAV depende de la Secretaría General de Gobierno, cuyo presupuesto será de mil 301 millones 724 mil 477 pesos.

En comparación con lo que se destina a las Unidades Administrativas del gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, la ayuda que se reparte entre las víctimas, parece irrisoria.

Las Unidades Administrativas del Poder Ejecutivo tendrán este año, 81 millones 463 mil 502 pesos y sólo el despacho del gobernador recibirá 2 millones 579 mil 350 pesos, poco menos de lo destinado a la ayuda que dará la CEAV.

Lourdes Huerta explicó que casi al inicio de su administración como gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, prometió que se haría una especie de ventanilla única para los familiares de desaparecidos, en la que se les daría una atención integral a todas sus necesidades, para lo que le dio instrucciones a la CEAV.

“Pero ha sido muy deficiente el trabajo”, agregó, pues además de que no brindan el apoyo integral que les corresponde, los empleados de la dependencia han extraviado expedientes.

Las familias de FUNDENL han padecido desde las promesas incumplidas del Gobierno estatal, la indiferencia de quienes integran la CEAV, así como burocracia de los cambios de administraciones, que se presentan con nuevas reglas y pidiendo nuevos registros y documentación de cada caso.

“Porque se supone que cuando se hizo el cambio de administración y se empiezan hacer todos estos movimientos, se suponía que se hacía borrón y cuenta nueva y se tenía que llevar toda la papelería y todo nuevo.

“Y nos dijeron que el trámite que habíamos hecho en 2017 ya no se iba a renovar, si no que se iba a hacer una partida que se iba a destinar anualmente. Eso nos dijeron pero en la práctica ya no sucedió así”, precisó la integrante de FUNDENL.

Son diversos los casos de familias que se han visto seriamente afectadas por la omisión de la dependencia en la entrega de las becas educativas, advirtió, tan es el ejemplo de una madre de familia con tres hijos que vive en Galeana.

Ella vino a Monterrey en donde le prometieron becas educativas para sus hijos. Le dieron una beca del 50 por ciento en un colegio para uno de sus hijos y sólo para el primer semestre. Al no poder pagar los siguientes periodos, abandonó los estudios y la mujer regreso a su municipio con sus hijos.

En las mismas vicisitudes se encuentra Doña Catarina, que se quedó al cuidado de sus cuatro nietos pequeños, cuando su hija desapareció.

“¿Cómo le están haciendo las mujeres para poder completar los gastos y la educación? siendo que es un derecho que está consagrado tanto en la Ley de Víctimas, como en la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes”, reclamó.

En el patrón de desaparecidos en Nuevo León entre el 2009 y 2014, la mayoría de los perfiles son de hombres en edad productiva.