Foto: Facebook
Foto: Facebook
Tags:

NUEVO LEÓN.- La ola de agresiones en contra de las mujeres y el riesgo latente de salir dañadas las ha obligado a buscar por si mismas herramientas de protección.

Una palabra muy mexicana, que describe el deseo real de que una persona se aleje es: Rúmbale.

Después de un minucioso análisis interno y externo, María Iturrino, quien vive en Monterrey, decidió que tenía que idear una forma para que las mujeres pidieran ahuyentar contundentemente a los acosadores, abusadores y violadores. Las mujeres tenían que dejar de ser agredidas.

Fue cuando creó una fórmula de gas pimienta que llevaría a la creación de los llaveros de defensa personal, llamados “Rúmbale”.

Foto: Facebook
Foto: Facebook

“Empecé a pensar en cosas, en temas que me importan, que me interesan; fueron muchas cosas personales, y entre ellos estaba la ola de violencia, los feminicidios y todo lo que sufrimos principalmente las mujeres. Ahí es donde nació la idea”, recordó.

Según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, en Nuevo León se han registrado de enero a junio de 2019, 567 casos de abuso sexual, 108 de acoso sexual y 23 de hostigamiento sexual.

En el mismo periodo, el registro federal tiene documentados 364 casos de violación simple y 166 de violación equiparada.

El total de delitos contra la libertad y la seguridad sexual suman mil 434 y 206 denominados como otros delitos que atentan contra la libertad y la seguridad sexual.

Foto: Facebook
Foto: Facebook

Ésos son sólo los casos denunciados, pero cabe mencionar que la cifra negra es altísima en todo México.

Ante dicha realidad, a María se le puede ver en las marchas, manifestaciones, y todo tipo de eventos en donde se congregan las mujeres para exigir un alto a las violaciones y feminicidios, en donde se lucha por la libertad de decidir sobre su cuerpo.

En una mochila carga con los llaveros que en su interior traen la fórmula de gas pimienta que ella misma creó después de muchos días de prueba.

Con un sencillo letrero hecho en una cartulina, anuncia “Rúmbale, llaveros de gas pimienta. Te queremos viva”.

Foto: Facebook
Foto: Facebook

Explica que al rociar un poco del gas pimienta al agresor, queda impedido por unos minutos, tiempo suficiente para que la mujer huya del lugar y salve su vida.

Y aclara, no es ilegal, puesto que no es aire comprimido ni gas lacrimógeno.

“Cada estado tiene su Código Penal, pero es medio borroso el panorama legal de con qué es con lo que nos podemos defender y con que no.

“El gas pimienta en algunos estados es prohibido, es solamente para uso de autoridades, pero yo traté de hacer un gas pimienta que fuera deportación legal. Se le llama gas pimienta porque todo mundo sabemos lo que es un gas pimienta, pero sin embargo no es como el gas lacrimógeno ni es aire comprimido”, detalló.

Antes de elaborar “Rúmbale” hace un año, María vendía llaveros que contenían perfume.

Una vez que tuvo la fórmula del gas pimienta, se le ocurrió utilizar los mismos llaveros, pero para vender la herramienta de defensa personal.

Es seguro, es práctico y es económico, asegura, y desafortunadamente, ha sido muy aceptado y se vende por toda la República mexicana.

“Digo ‘lamentablemente’ porque es muy feo lo que estamos viviendo”.

A través de la página de Facebook Tirtza es como María levanta pedidos para todo el país, los cuales cada vez suman mayores cantidades ante el constante riesgo que viven las mujeres.