Foto: Gobierno de Nuevo León
Foto: Gobierno de Nuevo León
Tags:

NUEVO LEÓN.- Tras 30 años sin velar por los menores en Nuevo León, el Gobierno Ciudadano presentó hoy el Protocolo de Atención adecuada a Niñas, Niños y Adolescentes trabajadores en la vía pública.

Acompañado de su esposa, Adalina Dávalos de Rodríguez, presidenta del Patronato del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia Estatal, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón dijo que en Nuevo León, donde se jactan de ser un estado poderoso, no es posible ni se debe de permitir que existan menores trabajando en la vía pública o que familias tengan que poner a trabajar a sus hijos para sostenerse.

“No dejen que ningún niño en la calle tenga dificultades, no dejen que ninguna familia en la calle tenga dificultades, no es con la dádiva y con el asistencialismo como vamos a salir adelante, es con la oportunidad que le podamos generar para que ese niño pueda crecer mejor, para que esa familia pueda tener un área de oportunidades mejor”.

Por su parte, Adalina Dávalos, presidenta del DIF estatal, indicó que hasta el último día al frente del DIF trabajará en favor de los sectores más desprotegidos como los menores de edad, adultos mayores y personas con discapacidad.

“Debo de reconocer que hoy Nuevo León ha sido punta o ha sido de los que se han preocupado en todo el país por atender a los niños, niñas y adolescentes, porque lo fuimos al instalar cada uno del sistema las Defensorías Municipales, somos todavía el único estado que cuenta con un presupuesto”.

Foto: Gobierno de Nuevo León
Foto: Gobierno de Nuevo León

“Se ha estado trabajando desde el día uno en que entramos a la Administración, no ha sido fácil, ya tres años ocho meses recorridos, pues se pueden preguntar o decir, por qué hasta ahora; pues por qué hasta ahora después de 30 años que se trabaja no lo habían hecho, pues porque hoy nos hemos unido todos, todos porque nuestros niños son la prioridad”.

Añadió que con la aplicación del Protocolo de actuación se profesionaliza la intervención dirigida a esta población dentro de un marco de respeto a los derechos humanos, además de los derechos a identidad, educación y salud, entre otros aspectos.

Este protocolo surge a partir de la necesidad de contar con un documento oficial a nivel estatal donde se establezca, de manera clara y precisa, el proceso de intervención que se lleva a cabo para la atención de niñas, niños y adolescentes trabajadores en la vía pública, así como las funciones y atribuciones de cada una de las instituciones involucradas en el mismo.

Los objetivos que se persiguen con este documento son: proporcionar una ruta crítica para la atención de niñas, niños y adolescentes trabajadores en la vía pública; homologar criterios de intervención y procesos de atención a nivel estatal y municipal, y establecer y determinar las funciones de cada una de las dependencias públicas que participa en el proceso de intervención.

Según datos proporcionados por el DIF Nuevo León, en la entidad existen alrededor de 390 casos de menores trabajando en vía pública o acompañando a adultos.