El gobierno mexicano lleva cerca de 45 días diseñando una estrategia que le permita ordenar y organizar, ante las nuevas circunstancias que se están viviendo, la migración.

Pero también, y quizá esto es lo que lo tiene más ocupado y preocupado, está tratando de pasar una suerte de ominoso examen ante Estados Unidos.

Los grandes perdedores y víctimas de esto están siendo los migrantes. No hay discurso del lado mexicano en que no les elogie o reconozca. Si bien se está intentando crear las mejores condiciones en los albergues y en el proceso de detenciones, el gobierno en los hechos está construyendo el muro que el presidente Trump aseguró que iba a construir, y que nosotros íbamos a pagar.

Llámesele Guardia Nacional o militarización, lo cierto es que los migrantes están rodeados. Por un lado, México ha enviado cerca de 6 mil efectivos a la frontera sur, lo cual entre la búsqueda de seguridad y de que no pasen por el país, está provocando intimidación y sicosis. En el terreno de los hechos, esto es inevitablemente parte de la política migratoria.

Por su parte, EU hace lo propio en su frontera sur. El miércoles Trump anunció el envío de más de 2 mil efectivos a la zona. Recordemos que también el gobierno mexicano tiene un buen número de integrantes de la Guardia Nacional en nuestra frontera norte.

A los migrantes se les ha ido poco a poco cercando. El aspiracional muro que quiere Trump, ya lo está empezando a tener en nuestra frontera sur. No se pasan por alto las acciones que el gobierno de nuestro país está instrumentando en la zona, se están creando condiciones materiales distintas; sin embargo, mucho tiene que ver en todo esto las presiones de EU, las cuales, dígase lo que se diga, tienen profundamente inquieto al gobierno mexicano.

Este domingo se ha anunciado la visita a nuestro país del Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo. México forma parte de una pequeña gira por América Latina del funcionario, zona por lo general vista por los gobiernos de EU como un patio trasero.

Pompeo viene a evaluarnos bajo una desigual relación. EU determinará si tenemos paloma o tache, dicho de otra manera, si nos aplican el 5% de aranceles o nos dejan respirar otro rato.

El esmero del gobierno mexicano ha estado de la mano de las exigencias del vecino. En estos días Trump nos ha colocado como ejemplo para los demócratas sobre cómo se debe desarrollar una política migratoria. Dice Trump que “se ha hecho más en estos meses que en 10 años”; digamos que todo depende desde donde se quieran ver las cosas.

Pompeo debe traer el visto bueno, si nos atenemos a la mínima lógica bajo la cual se mueve el empresario-presidente, lo contrario sería una ingrata sorpresa. El gobierno de López Obrador tiene en el tema una de sus grandes apuestas para la relación bilateral.

Pudiera ser, hipotéticamente, que las anunciadas e intimidantes redadas en contra de migrantes sin papeles en EU, se hayan atemperado, por lo menos por ahora, en función de que estamos cumpliendo y haciendo la tarea en tiempo y forma.

Como con el empresario-presidente no se sabe qué puede venir, habrá que esperar al domingo. Se perfila la bendición, pero también se perfila un futuro incierto, no podemos olvidar que ya somos tema en las próximas elecciones de EU, donde vamos a estar entre presiones, agresiones, intimidaciones y ocurrencias.

Los 45 días son ya parte de todo ello.

RESQUICIOS

El entrañable, lúcido y comprometido escritor italiano Andrea Camilleri falleció el miércoles a los 93 años. Es el escritor más leído de su país. Su obra más conocida es sobre un comisario de policía en un lugar imaginario, en el sur de Italia, llamado Vigata. El Comisario Montealbano, nombre en honor de otro gran escritor Manuel Vázquez Montealbán, es una serie extraordinaria y gozosa. Ha sido el programa más visto en Italia en las últimas dos décadas, es producido por la RAI, televisión pública. En México se puede ver en el canal de TV Europa Europa los domingos.