Entonces desecharé la descendencia de Jacob y a mi siervo David, para no tomar de su descendencia quien gobierne[a] a la descendencia de Abraham, de Isaac y de Jacob. Porque los restauraré de su cautividad y tendré de ellos misericordia”. Jeremías 33:26

En contabilidad, el término equilibrar los libros significa compensar una pérdida. Si una cuenta tiene un déficit, cuando equilibra los libros, primero debe tomar todas las pérdidas, todos los déficits y sumarlos. Entonces sabes cuánto necesitas agregar para equilibrarlo. Cuando los libros están equilibrados, nadie puede decir que alguna vez ha habido una pérdida.

Del mismo modo, Dios ha prometido que equilibrará los libros de nuestras vidas. Todos pasamos por cosas que nos ponen en déficit: una infancia difícil, la pérdida de un ser querido, algo que no tiene sentido. Si nada cambiara, estaríamos fuera de balance. La vida no siempre es justa, pero Dios es justo. Puedes pasar temporadas estando fuera de balance, pero Dios resolverá tu caso. Él sumará todas las pérdidas, las decepciones y las angustias, y te devolverá todo.