¿Se habían puesto a pensar, que la naturaleza se ha recuperado con esta pandemia por qué los animales no están en cuarentena y los humanos sí?

Me empezó a resonar este tema en la cabeza porque en las primeras semanas de la cuarentena las personas me escribían más que nunca para decirme: Rocío unas abejas están haciendo un panal en mi casa, ¿Qué hago? ó Rocío encontré varías abejas en el estacionamiento ¿Cómo las ayudo?. Y entonces entendí, que los animales están recuperando su territorio.

Seguramente recordarán esas noticias que tanto nos asombraron sobre animales en las calles de diferentes ciudades: en Gales aparecieron cabras caminando por las calles vacías, en Londres los siervos salieron a disfrutar de los paisajes, en Venecia había más cisnes y patos en los canales.

Las preguntas que se me vinieron a la mente cuando vi eso fue ¿Dónde estaban esos animales? ¿Por qué no se acercaban antes? Por miedo, claro. Pero ahora el peligro está en su casa, en cuarentena, y ellos pueden salir a disfrutar de este mundo que también es suyo.

Y no se ustedes, pero ahora entendiendo por qué nos tenían miedo, vean lo que le hicimos a nuestro planeta, y si no les parece muy claro entonces vean lo que ha pasado desde que la Tierra se tomó un descanso de nosotros: ciudades con mejor calidad de aire, playas sin basura y el cielo se ve más azul que nunca.

Qué triste es ver lo tóxicos que hemos sido con nuestro planeta, qué decepcionante es ver lo bien que está sin nosotros. ¿Será bueno regresar? ¿Se merece que regresemos después de hacerle tanto daño y ver que se está recuperando?.

Este planeta merece que regresen personas más consientes, con mejores hábitos, personas empáticas.

Todos los seres vivos tenemos una función, como seres humanos necesitamos encontrar la nuestra. Debemos replantear que es eso que hacemos de utilidad para el mundo que nos rodea. Es momento de dejar de lado ese antropocentrismo que nos ha caracterizado a los humanos por años y comencemos a abrir los ojos para entender que coexistimos con el resto del mundo.