“….Entonces las mujeres decían a Noemí: ¡Alabado sea el SEÑOR, que hizo que no te faltara hoy un pariente redentor! ¡Que su nombre sea celebrado en Israel! 15 Él restaurará tu vida y sustentará tu vejez …….” Ruth 4:4-15

Noemí perdió a su esposo en la muerte, y luego sus dos hijos también murieron. Estaba tan desanimada que no creía que pudiera continuar. Había estado llena de alegría y dulzura, pero ahora estaba amargada. Incluso cambió su nombre de Noemí, que significa "mi alegría", a Mara, que significa "amargo". Ella decía: "Llámame amargo". Pero sus amigos se negaron y siguieron llamándola Noemí. Ella estaba tratando de mantenerse en la derrota, pero dijeron: "No, estás llegando a la victoria", y finalmente lo hizo.

Si has pasado por decepciones y pérdidas, necesitas personas a tu alrededor que te recuerden quién eres, no personas que se amargarán contigo y están de acuerdo con la derrota. Mantente cerca de las personas que te llamarán bendecido y victorioso. Desea personas en tu vida que te recuerden que tus mejores días están por venir, que lo que fue para tu daño, Dios lo usará para tu ventaja.