Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

QUINTANA ROO.- La Dirección del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, dependiente de la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), ha sido pasiva ante la devastación ambiental de esta reserva ubicada en el norte de Quintana Roo, afirmó la activista Gisela Maldonado Saldaña.

La bióloga e integrante del Consejo Asesor conformado para la realización del Programa de Manejo del Área, expuso que la Conanp no ha tenido capacidad ni voluntad para interponer las denuncias ambientales y frenar proyectos que atentan contra el medio ambiente, dejando este papel a la ciudadanía.

“Ellos no son la autoridad para perseguir el delito ambiental, pero nunca se les ha pedido eso, lo que estamos exigiendo es lo que forma parte de su responsabilidad: elaborar las denuncias cuando hay un delito ambiental, no esperar a que sea solamente la ciudadanía. Por mandato de Ley tienen la obligación de reportarlo a las autoridades competentes”, reprochó.

Cuando el delito ambiental, como es la tala de manglares, está tipificado en el Código Penal Federal, la Dirección a cargo de Cristóbal Enrique Cáceres, debe dar parte a la Fiscalía General de la República (FGR) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). “Cuando algo pasa dentro del área es obligación de los directores reportarlo, no se pueden quedar de brazos cruzados”, añadió.