TAMAULIPAS.- Con el compromiso de enviar siempre agua de calidad a la ciudad, personal de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Nuevo Laredo, monitorea de manera permanente los niveles de turbidez en el agua que es captada del río Bravo.

Los monitoreos a los parámetros de turbidez en el agua que es captada del río se realizan cada dos horas en cada turno, los siete días de la semana, por laboratoristas del departamento de Calidad del Agua del organismo.

La química Marisela Flores, coordinadora de Operación de Plantas de Comapa, indicó que esta actividad se lleva a cabo para calcular las dosificaciones adecuadas de sustancias químicas que debe llevar el agua que está en proceso de potabilización.

“Al momento de captar y enviar el agua cruda al proceso de potabilización, se tiene que verificar su nivel de turbidez, en base a los estándares que presenta, tomamos las dosis de químicos pertinentes y así cumplir con la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994 en salud ambiental, agua para uso y consumo humano”, aseguró.

Una vez terminado el proceso de potabilización de agua, nuevamente el personal debe revisar los niveles de turbidez en el agua potable para verificar que se encuentre dentro de la Norma y pueda ser enviada a los consumidores.