Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- A casi 90 años de su creación, el personaje de “Betty Boop” se ha convertido en un referente de belleza y liberalismo, cualidades que la consagraron como una de las caricaturas más exitosas del siglo XX.

“Betty Boop” es una caricatura creada por el dibujante Grim Natwick, quien imprimió feminidad y sexualidad al personaje, el cual tuvo como referente la imagen corpórea de la actriz estadounidense Helen Kane.

Representó el movimiento “flapper”, definido como el estilo adoptado por mujeres entre 1920 y 1930, quienes utilizaron prendas diminutas para hacer notar sus cuerpos voluptuosos que, para ese entonces, marcaron tendencia.

La primera aparición de “Betty Boop” fue en el corto animado Dizzy Dishes lanzado en 1930 bajo la producción de los estudios Fleischer y distribuido por la empresa Paramount: la imagen era diferente a lo que se reconoce actualmente, pues sus rasgos distintivos aún no estaban detallados.

Con dientes prominentes y nariz en forma de botón, “Betty Boop” ya generaba revuelo por su peculiar comportamiento además de la forma particular en la que hablaba: en inglés las actrices Margie Hines, Kate Right, Boonie Poe, Mae Questel y Anabelle Little prestaron su voz al icónico personaje que también representó al movimiento pin-up.

Por su exuberante forma de vestir, Betty se convirtió en un icono de la moda; llevaba vestidos a la mitad de las piernas y en unas de ellas utilizaba una liga que cuando realizaba alguna maniobra, se le caía. Sus vestidos delineaban su figura, entallaban la forma de su busto, dejando al descubierto sus hombros.

Sin embargo, la manera en que Boop se presentó en sus inicios, tuvo que ser modificada por la aplicación del Código Hays, un reglamento de producción cinematográfica que prohibió todo aquello que no estaba moralmente aceptado. Por lo anterior, el personaje comenzó a aparecer con vestidos más largos que cubrían sus piernas y hombros.

Entre 1932 y 1939 apareció como protagonista de más de 80 cortometrajes animados que fueron producidos por los estudios Fleischer y distribuidos por Paramount Pictures.

Snow White es uno de los más famosos, resultado de una adaptación libre de Blanca Nieves y los siete enanos, en el que “Betty Boop” se convierte en la mujer más bella del reino.

Popeye the Sailor fue el debut animado de los personajes “Popeye, el marino”, “Olivia” y “Bluto”, mientras que “Betty Boop”, a pesar de ser un cortometraje perteneciente a su personaje, solo realiza una pequeña aparición.

En 1932, Helen Kane demandó a Max Fleischer y Paramount, pues alegaba que el personaje caricaturesco era una copia exacta de su personalidad y dotes artísticos, una imitación, por la cual no había recibido la cantidad de dinero justa; sin embargo, el juez falló en su contra.

Años posteriores a la década de 1930, los estudios Fleischer solo lanzaron películas en las que recopilaron varios cortometrajes de “Betty Boop” como: The Betty Boop Scandals (1974) y Hurray for Betty Boop (1980).

“Betty Boop” también apareció en la película que combinó el formato live action (actuación real) con animación ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988).

La caricatura se convirtió en un producto de mercadotecnia, de la televisión y el ámbito cinematográfico, pues representó lo opuesto a personajes cargados de inocencia y que fueron igual de importantes en su época como “Mickey Mouse” y “Donald”, entre otros.