Foto: Sostenibilidad Semana
Foto: Sostenibilidad Semana

CIUDAD DE MÉXICO.- Un estudio en cobras escupidoras revela cómo una combinación de componentes del veneno ha evolucionado para crear un veneno instantáneamente doloroso, no una vez, sino en tres ocasiones.

Según publican sus autores en la revista Science, este es el primer ejemplo claro de la evolución del veneno de serpiente para la defensa y proporciona un ejemplo notable de evolución convergente, o cómo la selección natural puede hacer que la misma solución a un problema evolucione varias veces.

Contrariamente a la teoría de que los venenos se adaptan principalmente para permitir que las serpientes maten a sus presas, el hecho de escupir cobras, un veneno que causa dolor instantáneo, y un sistema de entrega que permite a la serpiente rociar el veneno a una distancia de hasta 2,5 metros hacia los ojos de cualquier cosa que se acerque demasiado, sugiere un mecanismo de defensa, más que un armamento de caza.

El doctor Wolfgang Wüster, de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Bangor, en Estados Unidos, y coinvestigador de este proyecto internacional, explica en un comunicado que "aquí hay otra evidencia sólida para ilustrar que desafíos evolutivos similares a menudo generan las mismas soluciones".

"Aunque estudiamos tres grupos de cobra diferentes, que evolucionaron en diferentes lugares y en diferentes períodos de tiempo evolutivo, cada uno desarrolló los mismos mecanismos defensivos en la cara de una amenaza", revela.

"Todas las cobras tienen componentes venenosos que causan destrucción de tejidos, llamados citotoxinas. Pero la adición de otro grupo de toxinas, las fosfolipasas A2, ha creado un efecto sinérgico, que resulta en un veneno instantáneamente doloroso, que puede disuadir rápidamente e incluso cegar al agresor --prosigue--.

Este es un ejemplo notable del mismo problema que conduce a la evolución de la misma solución varias veces, es decir, evolución predecible".

Curiosamente, al trabajar a través de linajes evolutivos, el equipo también encontró que los cambios ocurrieron en las tres ubicaciones geográficas diferentes aproximadamente al mismo tiempo que los primeros humanos aparecieron en el registro fósil en esas áreas.