Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La cápsula tripulada de SpaceX no se llama Dragón por nada. Los dos astronautas de la NASA que regresaron a la Tierra el domingo dijeron que sentían que estaban dentro del vientre de una bestia, mientras se precipitaban a la atmósfera a 17.500 kilómetros por hora.

"Cobró vida", dijo el comandante de la misión Bob Behnkhen en una conferencia de prensa virtual celebrada el martes en Houston, Texas.

Los propulsores encendidos mantenían a la cápsula, llamada "Endeavour", apuntando a su objetivo, frente a la costa de Pensacola, para el primer amerizaje de una nave espacial estadounidense desde 1975.

"La atmósfera comienza a hacer ruido, puedes escuchar ese retumbar afuera de la nave, y cuando trata de controlarlo, sientes un poco de ese temblor en tu cuerpo", continuó el astronauta de 50 años.

"No suena como una máquina, suena como un animal que atraviesa la atmósfera con todas los soplidos que se producen con los propulsores y el ruido atmosférico", añadió.