Foto: Reuters
Foto: Reuters
Tags:

JAPÓN.- Un robot se ha incorporado como el nuevo miembro del equipo de una tienda en Japón y ha asumido el trabajo de asegurarse de que los clientes usen mascarilla y respeten la distancia social para evitar la propagación del coronavirus.

Robovie, desarrollado por el Advanced Telecommunications Research Institute International (ATR) con sede en Kioto, orienta a los clientes a través de la sala de ventas en la tienda oficial del equipo de fútbol Cerezo Osaka.

Un robot se ha incorporado como el nuevo miembro del equipo de una tienda en Japón y ha asumido el trabajo de asegurarse de que los clientes usen mascarilla y respeten la distancia social para evitar la propagación del coronavirus.

Robovie, desarrollado por el Advanced Telecommunications Research Institute International (ATR) con sede en Kioto, orienta a los clientes a través de la sala de ventas en la tienda oficial del equipo de fútbol Cerezo Osaka.

Advierte a los clientes cuando detecta a través de una cámara y tecnología de rayos láser 3D que no están usando mascarilla o respetando las normas de distanciamiento social.

Robovie realiza un ensayo que comenzó la semana pasada y se extenderá hasta fines de mes. Se prolongará dependiendo de la situación, dijo ATR.

Japón, que ha reportado 120.000 casos de coronavirus y cerca de 2.000 muertes, ha capeado la pandemia mejor que muchos países y la gente cumple generalmente las solicitudes de usar mascarillas.

Las autoridades están pidiendo una mayor vigilancia después de que comenzó a registrarse un aumento de casos, a medida que la temperatura baja y la gente pasa más tiempo en espacios interiores.

Robovie realiza un ensayo que comenzó la semana pasada y se extenderá hasta fines de mes. Se prolongará dependiendo de la situación, dijo ATR.

Japón, que ha reportado 120.000 casos de coronavirus y cerca de 2.000 muertes, ha capeado la pandemia mejor que muchos países y la gente cumple generalmente las solicitudes de usar mascarillas.

Las autoridades están pidiendo una mayor vigilancia después de que comenzó a registrarse un aumento de casos, a medida que la temperatura baja y la gente pasa más tiempo en espacios interiores.