Foto: Archivo
Foto: Archivo
Tags:

JAPÓN.- Sugimoto es el apellido de un hombre de 42 años que tenía la vida programada por su familia: tenían un negocio que funcionaba muy bien y él debía seguir con la tradición familiar. Sin embargo, no lo hizo y decidió huir: "Me harté de las relaciones humanas. Cogí una maleta pequeña y me esfumé. Simplemente, escapé". Él es el mejor ejemplo de los 'jouhatsu'.

'Jouhatsu' es una palabra japonesa que significa "evaporación", pero que también hace referencia a personas que desaparecen sin dejar rastro. Lo hacen a propósito para dejar atrás a su familia, sus amigos y su trabajo con la intención de tener una segunda oportunidad en el futuro de tal manera que nunca tengan que volver a su vida anterior.

Las causas de esa huida son de los más diversas: un matrimonio infeliz, una deuda económica inasumible, un trabajo insoportable… Pero huir sin dejar rastro no es fácil y para ayudar a estas personas existen en Japón unas empresas que ayudan a evaporarse. Denominan a estos servicios como "mudanzas nocturnas" y llevan más de medio siglo en activo ayudando a los demás.

Sho Hatori, propietario de una de esas empresas de "mudanzas nocturnas", explica a la BBC que "normalmente, los motivos de las mudanzas suelen ser positivos, como entrar a la universidad, conseguir un nuevo trabajo o un matrimonio. Pero también hay mudanzas tristes, cuando la razón es haber dejado la universidad, perder un trabajo o cuando lo que se quiere es escapar de un acosador".

Aunque Hatori señala que casi todo el mundo piensa que las razones que llevan a desaparecer podrían ser económicas, el sociólogo Hiroki Nakamori explica que suelen ir más allá. Por ejemplo, por motivos familiares: el divorcio es escaso en Japón, por lo que algunas personas deciden abandonar a su familia sin dar la cara que afrontar un procedimiento de divorcio formal.

Pero la clave de los 'jouhatsu' radica en la protección de la privacidad que hay en el país del sol naciente. Nakamori señala que "en Japón es más sencillo esfumarse" porque "la policía no intervendrá a menos que exista otra razón, como un crimen o un accidente. Todo lo que la familia puede hacer es pagar a un detective privado. O simplemente esperar. Eso es todo".