Foto: Instagram
Foto: Instagram
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Una bola de cristal bajará en el último minuto de 2020 para dar paso al Año Nuevo 2021 en Times Square en Nueva York, una celebración que se modificará drásticamente por la pandemia que afecta al mundo de COVID-19.

Está compuesta por 2 mil 668 triángulos de cristal, iluminada por 32 mil 256 focos led rojos, azules, verdes y blancos que forman una paleta de 16 millones de colores y pesa 5 mil 386 kilogramos: es la bola de Times Square, la que todos esperan que marque cuanto antes el fin del año de la pandemia.

Durante los últimos 60 segundos de 2020, horario de Nueva York, la bola descenderá los 24 metros que mide el mástil que la sustenta mientas los estadounidenses comenzarán su tradicional cuenta atrás desde diez, para arrancar el año nuevo con un beso en la boca.

"Todos queremos que 2020 pase lo más rápido posible, cinco, cuatro, tres, ya está aquí" dice entre risas a Efe Jeffrey Straus, el máximo responsable de que a las 11:59 de la noche del próximo 31 de diciembre se active el mecanismo y la esfera de 3,6 metros de diámetro diga el último adiós.

Junto a la bola, Straus cuenta que seis técnicos se encargarán de que el año termine como tiene que terminar, sin más sorpresas, como lo ha hecho desde 1907, con la excepción de 1942 y 1943, cuando la ceremonia del descenso fue suspendida debido a la Segunda Guerra Mundial.

La celebración de noche vieja en la emblemática plaza de Times Square se remonta a 1904, cuando el entonces editor del periódico The New York Times, Adolph Ochs, quiso organizar por la nochevieja de ese año un espectáculo de fuegos artificiales en la azotea de la flamante sede del diario para marcar el traslado del medio a sus nuevas oficinas, previsto para un día después.

Todos los años se cambian 192 triángulos de la bola con un nuevo diseño que representa un deseo para los doce meses siguientes.

"Este año, el diseño es 'Un regalo de la alegría' y está representado por un rayo de sol que irradia hacia afuera calidez y alegría a todo lo que toca", dice Straus.