Foto: Infobae
Foto: Infobae
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Lala, una Labrador de tres meses, irrumpió en la vida de Ufuoma George hace tres semanas, justo cuando se encerraba en su departamento como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La perrita, pensó, le haría compañía. Pero resultó mucho más que eso.

“Es duro estar sola”, dice George. “Pero con una mascota tienes alguien de quien cuidar, con quien jugar, que te saluda por la mañana. Alguien que te calma y de reconforta”.

Rachael Pavlik via AP
Rachael Pavlik via AP

Ya sea un perro, un gato o, sí, un erizo llamado Quillie Nelson, las mascotas están asumiendo un papel protagónico durante los confinamientos. Mucha gente acude a los albergues de animales en busca de algo que les ayude a pasar las horas.

Laura Evans, su esposo y sus tres hijos consiguieron a Zoe, una perrita de 12 semanas, luego de que comenzase la pandemia. Es una inquieta Yorkshire que necesita constante atención. Y la familia de Bethesda, Maryland, está feliz de dársela.

“Queríamos traer un poco de luz y de vida a la casa”, dijo Evans. “Es adorable. Todos quieren estar con ella”.

Nancy Karan, quien vive en un departamento de Nueva York, dice que saca a su perro Shadow a pasear para pasar un buen rato con otros dueños de perros, a una distancia prudente. De noche duermen juntos. “Es lindo tener su cuerpo en mi cama”, comenta.

En Houston, Quillie Nelson y otros animalitos hacen que Rachel Pavlik y sus dos hijos adolescentes tengan una rutina.