Megan Fry vía AP
Megan Fry vía AP
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Millones de niños que comienzan el semestre escolar con clases en línea tienen a sus padres pasando apuros para conseguirles escritorios. Es un problema menor comparado con el de los niños que no tienen siquiera internet o computadoras en casa, pero es un engorro para los padres lo suficientemente afortunados para tener el espacio y el dinero para escritorios.

Al mismo tiempo, algunas personas se están dando cuenta de que van a estar trabajando desde casa por un largo tiempo y requieren nuevos muebles. Para encontrar escritorios, la gente está visitando tiendas cerca y lejos, e incluso fabricándolos.

Elizabeth Rossmiller, una maestra que está trabajando desde casa por primera vez, necesitaba algo mejor que su configuración actual: una cesta de ropa bocabajo encima de una mesa de noche.

El escritorio que quería en Amazon estaba agotado. No había nada disponible por menos de 200 dólares en Target o Walmart. Su esposo encontró un modelo de muestra en una tienda a 45 minutos de su casa en Gresham, Oregon.

Era más pequeño y estaba más maltratado lo que ella esperaba, pero es “mejor que una cesta de ropa”.