Foto: Captura de pantalla
Foto: Captura de pantalla
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El 14 de diciembre de 2012 cambió para siempre la historia de Estados Unidos. Ese día perdían la vida en el colegio Sandy Hook Elementary School, en Newtown, Connecticut, 28 personas, de ellas 20 eran niños.

El ejecutor de la masacre fue Adam Lanza. Además, fallecieron la madre del tirador y seis adultos del centro. Nunca antes en EU se había producido una matanza de tal calibre en niños, tocando la fibra de los ciudadanos y gobernantes contra un lobby de las armas que todavía hoy, siete años después, sigue teniendo un gran peso en la sociedad estadounidense.

Con el corazón encogido todavía, y en un momento clave en el que los ciudadanos están hartos de que sus hijos mueran en clase, la Fundación Sandy Hook Promise, que se fundó tras el tiroteo, ha lanzado un vídeo impactante para evitar que episodios así ocurran de nuevo.

En el vídeo todo parece un día normal en un instituto cualquiera, los niños hablan de sus monopatines, de sus nuevos cascos… , pero de repente todo se vuelve oscuro. Se oyen gritos y disparos, y los alumnos empiezan a usar todo lo que tienen a su alcance para escapar. Para salvarse. Para ayudar a sus amigos. Por ejemplo, uno usa el monopatín para romper la ventana; otra utiliza sus calcetines para tapar la herida de una compañera, otra, escribe en su móvil “Te quiero mamá”, antes de que el tirador entre en el aula donde está escondida. El corto termina con un mensaje: “Llega el curso escolar y sabes lo que eso significa. Los tiroteos en los colegios son prevenibles cuando adviertes las señales”.

El vídeo es parte de la campaña Know the Signs de esta organización, cuyo objetivo es prevenir los tiroteos y los suicidios en la escuela al identificar a los estudiantes que corren el riesgo de lastimarse a sí mismos o a otra persona.