FOTO: Captura de pantalla
FOTO: Captura de pantalla
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- A la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, le tocó vivir un momento incómodo ante las cámaras: no pudo con las tijeras.

Su papel consistía en cortar un cinta para inaugurar en su reapertura oficial el monumento a George Washington en la capital estadounidense, pero no consiguió hacerlo.

La tela de la cinta no cedió ante las grandes tijeras que le fueron provistas para la ocasión, y la esposa del presidente estadounidense decidió finalmente resolver el percance entregándole ese instrumento a un oficial que estaba a su lado.

Los alumnos de una escuela primaria que participaron en la ceremonia no se amargaron para nada por el incómodo momento que vivió la primera dama, y junto con los funcionarios aplaudieron de todas formas.

Al fin y al cabo, la cinta fue cortada, aunque no por gracia de Melania sino por fuerza de otras dos de las cuatro personas designadas para esta simbólica tarea.