Tags:

VERACRUZ.- La Fiscalía General del Estado (FGE) inició una investigación para dar con el paradero de los padres de un recién nacido que fue abandonado en un potrero del poblado Carranza, del municipio de Tamiahua.

El bebé se encontraba en una caja de cartón y entre la maleza. De acuerdo con las autoridades su estado de salud fue reportado como estable.

Un hombre fue quien encontró al menor luego de escuchar el llanto.Tras abrir la caja, el lugareño quedó sorprendido y en medio de la confusión decidió llevarlo a su casa, donde su esposa le dio atención; posteriormente llamaron a la policía.

Al bebé, aunque oficialmente no ha sido registrado, se le puso el nombre de Miguel de Jesús, por haber sido localizado en vísperas del día de San Miguel.