Foto: Twitter/@SIPSENOTICIAS
Foto: Twitter/@SIPSENOTICIAS
Tags:

YUCATÁN.- La zona arqueológica de Chaltún Há (Piedra plana por donde se recoge agua), un vestigio maya ubicado dentro de Izamal, considerado Pueblo Mágico, abrió oficialmente su acceso al público.

La celebración inició con la apertura del camino blanco o Sac Bé, que permitirá al público adentrarse al recinto, hecho que se espera marque un precedente en la historia de este municipio, ubicado a unos 60 kilómetros de la capital yucateca.

Durante el evento, se anunció que los terrenos en los cuales se encuentra el recinto serán donados a la federación por el izamaleño Carlos Molina Medina, con el objeto de que se integre al plan de salvamento. Chaltún Há es la cuarta estructura monolítica de 12 que existen en el municipio, donde además se encuentran 168 vestigios prehispánicos.

Foto: Novedades Yucatán
Foto: Novedades Yucatán

Se ubica aproximadamente a un kilómetro al sur del núcleo del asentamiento de Izamal. Esta estructura es una gran plataforma de tres metros de alto, sobre la que existen tres construcciones, mientras que otras dos de menores dimensiones se ubican en los lados este y oeste.

La principal tiene seis metros de alto y se localiza en el lado sur. Anexa a este inmueble en el costado sur, se halla otro basamento de un metro de altura, sobre el cual se ubican tres asentamientos, posiblemente habitacionales, construidos con materiales perecederos.

La estructura 23 o Chaltún Há tuvo posibles funciones administrativas al fungir como punto intermedio entre la periferia y el núcleo de la urbe prehispánica, al cual se conectaba a través de un Sac Bé.

Los materiales cerámicos recuperados indican una cronología para el clásico terminal (900-1200 d.C.) aunque no se descarta que se desarrollaran actividades en épocas anteriores en partes más tempranas de este espacio.

Tras dar a conocer que el sitio estará abierto de lunes a domingo, de 8:00 a 17:00 horas, la secretaria de Turismo de esta entidad, Michelle Fridman Hirsch resaltó que este sitio ayudará a la diversificación de la oferta turística local que traería mayores beneficios para Yucatán y sus habitantes.